Archive

Archive for the ‘Pensamientos – Maryam’ Category

El Camino

noviembre 29, 2009 1 comentario

caminando_con_orion_1280x960

 

¿Quién quiere seguir viviendo con la convicción de que su sentir es el único y verdadero?

¿Quién, todavía, a pesar de los años vividos, continúa pensando que los lugares donde ha vivido, cuantos más mejor, son señal de que ¨ha vivido¨?

Más, no se trata de cuánto más se sabe, cuánto más se vive en tierras lejanas….

Se trata de aprender sobre uno mismo a través de lo que va descubriendo. Se trata de hacer balance y recordar con honestidad si crecimos espiritualmente, si nos hicimos más fuertes, más valientes, más honestos, más condescendientes con los demás; si aprendimos de ellos, si los escuchamos durante largas noches a la luz de una vela.

Si, descubriendo cuanto nos rodeaba, nos descubríamos a nosotros mismos,

dejando caer los velos, las ataduras, las costumbres no constructivas.

 

Viajar…. viajamos en mundos y submundos, viajamos hacia las alturas y los abismos, llevando el corazón repleto de sensaciones. Este corazón que alberga todo aquello que nosotros elegimos. Aprendimos a luchar por aquello que surgía maravillosamente de nuestra alma, y sabíamos que era evidente, que dejandolo asomar al final nos cubriría con destellos de Amor. Conoceríamos la sonrisa detrás del espejo, la sonrisa sobre nuestras cabezas, la sonrisa del corazón a través de una mirada serena.

 

El fardo que a cuestas llevamos se convirtió en destellos como los tienen las piedras preciosas, talladas con esmero y sabiduría. El viaje tuvo un significado poderoso.

Y cuando uno viaja a tierras lejanas no está más que viajando al centro de su propio corazón. Lo mismo ocurre con el hombre que vive siempre en el mismo lugar: su corazón está en cambio constante, y en las hojas de los árboles ve aquello que otros, a pesar de caminar por senderos interminables nunca podrán discernir.

Nunca es tarde para viajar al centro de tu corazón.

 

Maryam

 

Etiquetas de Technorati: ,

Al-Montahab

mayo 2, 2009 Deja un comentario

 

 01896010001

Hace un rato he tomado El Montahab y me he puesto a leer la Surat Maryam. De hecho, me gusta compartir lo que me ocurre cuando de repente al azar abro una página. Hoy han habido bastantes gritos cerca de donde vivo, el fútbol ha sido protagonista en la vida de muchas personas. Había alguien que salía a la calle a gritar. Sin embargo, he notado que su grito no era de júbilo, sinó más bien dejaba salir una gran cantidad de frustraciones. Era como si en vez de gritar, gritase de rabia, o de tristeza. Entonces pienso, esas personas es bueno que vean fútbol, es bueno que eso les ayude a sacar un grito que contiene miles de gritos callados. Es una forma de decir “Existo”, estoy harto, algo bueno después de tantas noticias desagradables, algo bueno, aunque no haya tocado ni un solo momento el balón. Es una forma de jugar con el ego de uno mismo. Y como debe ser, tengo que alegrarme de que algo les haga salir del tedio, de los problemas de trabajo, de las notias apabullantes, de la inseguridad y por qué no, de una tristeza o vacío, ahora transformada repentinamente en un segundo de felicidad. Y… tantas cosas me gustarían. Me gustaría que hirviesen de fervor por algo que nada tiene que ver con la competividad, ni con el ego, ni con la frustración. Me gustaría verlos jugar en un campo abierto, riendo, enfadándose de vez en cuanto, sin llegar a más, disfrutando del placer de sentirse partícipe y “decisivo” en el juego. Y por supuesto, me gustaría todavía más que los gritos fuesen de profunda felicidad compartida. Gritos de completa revelación por algo que no sabían, y como dice la surat Maryam, luego arrodillarse con lágrimas en los ojos.

Sin embargo, la tolerancia, el Amor, la comprensión nos es dada y es algo natural compartirla. Yo misma, al oír tanto griterío me he puesto a ver la televisión. Hoy es así. Mañana es fiesta. El Lunes vuelve la realidad, triste para algunos. Otra de las cosas que me hacen sentir que, lejos de todo esto, no necesito nada más. Todavía se escuchan gritos de rabia, pareciera que son de dolor.

721ma He comenzado a hablar de Al- Montahab. Y es que este gran libro me fue dado como regalo durante un viaje al Cairo. Eramos un grupo muy dicharachero y por diversos motivos nos teníamos que trasladar al Cairo muy de vez en cuando. A las seis salíamos y nos acercábamos a la parada de los autobuses. Muy cómodos, nunca me mareé durante los trayectos, y eso que eran autobuses sencillos. Cuando era la hora de rezar, según donde estuviéramos nos íbamos a una mezquita u otra, a veces incluso en pequeños centros de rezo, donde los baños para realizar el lavado, y prepararnos para el salat, son antiquísimos y en calles que ahora mismo no podría recordar.

Pero generalmente hacíamos lo posible para ir a la Mezquita de la Luz, un lugar clave en el mundo musulmán. Luego nos acercábamos a la Universidad Al-Azhar y a veces también al Centro de Estudios Americanos (otra universidad). Al-Azhar es un lugar hermoso. Allí hay una pequeña zona donde se vende Al-Montahab. Es lo que se denomina la “Explicación del Corán”, aunque muchas veces no puede explicar ciertas aleyas, ya que continúan siendo un misterio.

Me he levantado y decía en voz alta que deseaba paz y tranquilidad en estos días, y he abierto una página al azar: Maryam. Entonces he comenzado a leer la presentación en Español y luego, y eso sí que me gusta, aunque no entienda todas las palabras – y eso sabemos que no es precisamente lo esencial- si que me alegra cuando al leer comprendo nombres, palabras, e intento mantener las pausas, las no pausas, las posibles pausas entre cada aleya y cada frase de cada Surat. Tengo cassettes comprados en Egipto, pero aquí no tengo ningún aparato de cassette, por lo que tengo que ir a youtube si deseo escuchar las recitaciones. A veces lloro y no se que se dice y entonces el recitador se para o sigue pero llora también. Esto me ha ocurrido y me hace sentir viva, extrañamente viva, extrañamente plena, extrañamente feliz. Misteriosamente, más bien. Y entonces viene la sonrisa: evidencias que aún viendolas o sintiéndolas siguen siendo un completo misterio para nosotros. ¿Cómo es posible que esto o lo otro haya ocurrido? Lo vemos pero seguimos sorprendiéndonos.

En un lugar de este libro hay un papel con un número de teléfono. La fecha y luego una frase. No puedo descifrarla, no recuerdo quién me la dió. Y luego una hoja  (una nota que escribí,  escuchando las explicaciones, que había pedido a Amir), en la que se especifica y explica el significado de los símbolos que anteceden una pausa o que obligan a continuar, o dan la oportunidad de pararse, pero no en el otro punto.. y así. Y sé que es el aliento, es así como debe ser, por una razón todavía desconocida para mí, pero hay algo que sé, es el aliento de la vida. Controlamos nuesto aliento, nuestra respiración, para aprender a controlar nuestros estados anímicos, a controlarnos en nuestras adversidades. Ese es otro de los grandes poderes que tiene el Libro Sagrado.

En la primera página, de un día de Mayo de 2002 a las seis de la mañana, quien me obsequió con el libro dice entre otras cosas: Espero que al leer este libro te acuerdes de mí. Lo cierto es que tengo otros libros de la misma persona, y siempre lo recuerdo, y sé que él sabe que lo hago.

La primera vez que algo ocurrió y me hizo acercarme al Islam fue estando en casa con Randa, Mimi y su hermana mayor. Solíamos pasar las tardes en compañía, salíamos a visitar a amigos, a familares de ellas, y otras veces nos quedábamos en casa. Una vez, estando en la habitación, le dije a Randa: Randa, tú que tienes una voz muy bonita, léeme algo del Corán. Aunque no entienda nada. Pero léeme algo.

Randa tomó el Corán y comenzó a recitar, mientras nosotras estábamos ensimismadas, escuchando los pájaros cantar, el sol todavía dejando destellos a través de la ventana, y una paz increíble, pues estábamos rodeadas por el desierto, y aquella aldea no era muy grande. Mientras Randa recitaba, permanecíamos en silencio. Entonces, no sé exactamente en qué frase ocurrió, comenzó a suceder algo que me paralizó: oleadas de frío y calor recorrían todo mi cuerpo, todo mi ser, tan pronto como sentía frío, de repente sentía calor. Aquello fue tan inesperado e intenso que me puse a llorar, o quizá fue que el llorar era algo que formaba parte de todo aquello. Lloraba no de tristeza, no de alegría. Simplemente lloraba. Y mucho. Mis amigas se asustaron. Randa dejó de recitar. Me preguntaban qué me ocurría. Pero yo no podía apenas hablar, estaba como en un trance de mucha fuerza, imposible de apaciguarlo. Cuando me calmé, le dije a Randa que había dicho algo, no sabía lo que era, entonces apenas comprendia el Arabe, pero me sorpendí mucho al ver que Randa se emocionaba y las otras también. Yo no comprendía nada. Ellas decían “Es verdad, es verdad!” ¿Qué es verdad?, pregunté yo. Y ellas me dijeron que esta surat que Randa leía, sabían que tiene efectos muy poderosos, que hacen sentir esas cosas. Yo no sabía nada de todo eso. No sabía nada. Lo estaba descubriendo. No había leído nada, quería ir despacio, descubriendo yo misma, si algo había de descubrir. Randa me dijo que esta Surat es el corazón del Corán: Ya Sin. Entonces, sin darme cuenta, me sentí muy feliz, y sentí que algo había sucedido. Pero me sorprendió saber que estas cosas ya se habían dicho y yo….. estaba apenas descubriéndolas.

Por ello esta noche, al abrir Al-Montahab y ver que la surat es Maryam, ha sido como sentir que era algo para mí. Y esas son las cosas que maravillan, las sorpresas insesperadas, esos son los auténticos regalos que da la vida.

Gracias Dios mío.

Antes del Sufismo

abril 26, 2009 3 comentarios

 

tras el velo

 

De mi cuaderno de notas 12-03-2002

Visita a Amina en la Mezquita.

Es la tercera visita que hago y hay una gran diferencia entre las tres. Hoy Amina pudo ver que, a pesar de todo, doy mi sonrisa. Y Amina está bastante sorprendida. Yo también, pero quizá no deba sorprenderme demasiado el hecho de que estoy encaminándome con pasos serenos por la senda de la verdad. El Islam. Quizá de todo esto solamente sepa algún día el verdadero motivo. Pero lo que se que ahora es importante, es ir adelante en muchas cosas en mi vida y recibir el apoyo y el amor que necesito. Todo ello supone un gran esfuerzo pero lo puedo al menos intentar. Si Dios me ayuda, quizás pueda alcanzar algunos de mis deseos más queridos. Recibir la ayuda que necesito a lo mejor sólo depende de mi. Pero me siento muy tranquila al pensar que al menos se que mi vida está en las manos de Dios y que sólo El puede mover los mundos, mover mi destino, sea cual sea el resultado, y que si me ofrezco completamente el bien, mi corazón triunfará. Hacer el bien todo momento es muy difícil, puesto soy una persona con defectos, pero cada vez intento ser mejor y sé que me queda mucho todavía, pero con la ayuda de Dios, será posible. Será posible. Será posible. Creo en Dios. Unico. Solamente El tiene mi corazón en su mano, mi vida en su soplo. Mi vida depende de su aliento y todo en mí depende de El. Si le pido que me ayude, lo hará, así que  soy un elemento creado por El.

 

Palabras de sufí

abril 18, 2009 Deja un comentario

 

En lo más recóndito de mi corazón se halla la luz que destapa los velos.
Mis ojos imploran ver esa luz.
Pero nunca podrán realizar el deseo.
Mis ojos pueden ver los colores más hermosos, pero en los sueños puedo ver con los ojos del corazón los colores que Dios me ofrece de una forma que perdura en mi memoria a través del tiempo.
El corazón recuerda unos ojos verdes que me observan desde arriba, un balcón con destellos de sol que no hieren mis párpados, un cielo en la alborada más poética, con sus tonos azulados que perduran en la memoria por su belleza imparable.
Los colores en los sueños son más hermosos puesto que son limpios de cualquier rastro ambiental. No existen barreras que hieran las pupilas, ni elementos que mitiguen los colores. Unicamente existe nuestro sueño y todo cuanto Dios nos ofrece de imaginación e inteligencia para contemplar los más hermosos colores, algunos de ellos imposibles de describir o de pintar.
El color es un instrumento de comunicación con Dios.

Verde (Amarillo , Azul)

Maryam

 

Technorati Tags: ,

QALB – CORAZÓN

abril 18, 2009 Deja un comentario

corazon

En el vientre del Universo vivo libre y vivo encerrada con una llave. Cuando los pasos se vuelven a mí, abro las ventanas. Cuando voy tras esos mismos pasos, abro un sol naciente, una verdad en clarosurcos, un templo que antes yacía marchito y ahora es nuevo y quizás inmerecido. Tengo fé en lo que veo en la oscuridad. Y una flor se abre, una lágrima cae, mil puertas se cierran, y mil ventanas caen. Entonces abro los ojos que no necesitan sombras para distinguir colores. Esa luz que enciende mi alma, en forma de corazón, aparece una y otra vez, como si surgiera de un pozo. Me muevo lentamente, para distinguir más y más el océano que un día llenó mis ojos de lágrimas. Lágrimas, también, con forma de corazón. Latiendo hacia afuera, hacia adentro, cuyo latidos suenan a Tus besos, a Tus nombres, a Tu esencia.
El corazón del alma Te llama y Te responde y su eco es mi despertar.

Maryam

 

Technorati Tags: ,

EXTASIS

abril 18, 2009 Deja un comentario

lagrima1

¿Dónde radica el éxtasis de la palabra? ¿En su sonido, cristalino u opaco, grave o agudo, lento o rápido? ¿Está acaso en su dibujo, sinuoso y lánguido, austero y seco, transparente y sencillo? ¿Estará, acaso, no en su sonido ni en su dibujo, sinó en la idea que nos hacemos de ella? La idea de un nombre, no dicho en voz de nadie, no escuchado por ningún hombre o mujer, no visto ni leído. Un nombre, una palabra "sentida" en nuestro espíritu, que nuestra alma pronuncia ella misma haciendo que la escuchemos dentro de nosotros. El éxtasis reside en nuestra propia alma, la que puede volar y navegar por sendas y caminos llenos de palabras y sonidos que ella les da su propia forma de "percepción". A veces, pienso en un nombre, y dentro de mí resuena. Mis lágrimas caen "solo de pensarlo". El éxtasis se confirma con la alquimia del número, la letra ideada dentro de mí, en unión con mi alma. La Alquimia.

Maryam

 

Technorati Tags: ,

Poema Sufí

abril 18, 2009 Deja un comentario

loewen1

Me gusta, en las mañanas claras,subirme a los abismos; y, con paso lento,descender hasta las montañas. Tocar lo que no se ve; ver lo que no se toca. Sentir un respiro dentro, un respiro ajeno a mi respirar. Permanecer callada esperando que la sombra cubra mi estancia; aquella sombra se torna forma y me lleva hacia la luz.
Luz que no ciega, oscuridad que no empaña la vista. Al sentir que todo va al revés, todo entonces tiene un sentido.
Y mi miedo pasa, mi voz se acalla trayendo en su lugar palabras nuevas, sonidos que parecen ríos, que parecen mantos de semi penumbra. Y me quedo quieta, escuchando, sin saber dónde estoy, ni querer saberlo.
A veces, en las noches oscuras, veo el clarear de una estrella, y entonces recuerdo que el abismo está arriba, y la montaña, abajo.Mi espejo se torna mi yo y Tú lo vas sosteniendo, entre lienzos de cristal, para que nada lo empañe, sinó Tu mano, la que recoje en uno abismos y montañas, la que ciertamente recoge en un símbolo todas las palabras, todas las noches y los días que vivíy que ya no vivo.
Si pensar es existir, a veces, pienso que nunca existí o que morir es darme la vida. Pero es entonces cuando quizás es cuando realmente existo. En los brazos de lo ajeno, olvidándome de mi alma, permanezco viva, pues ya no me acuerdo de mí.Y sólo te veo a Tí.

Septiembre 25, 2002

Maryam

 

Technorati Tags: ,